HASTA SIEMPRE “PANA”.

Screen Shot 2016-06-07 at 12.17.24 PM

Fue la madrugada de este sábado 4 de junio cuando arribó el cuerpo del matador de toros genio y figura, Rodolfo Rodríguez EL PANA a su natal Apizaco, Tlaxcala procedente de Guadalajara, Jalisco.

EL PANA fallecío el jueves pasado jueves 2 de junio del 2016, a los 64 años de edad víctima de un paro cardio respiratorio tras una agonía de un mes en estado cuadripléjico por las lesiones cervicales y medulares tras el accidente que sufriera en Ciudad Lerdo, Durango.

Este sábado cientos de personas se concentraron en el  auditorio “Emilio Sánchez Piedras” donde toda la noche del viernes y ya entrada la tarde del sábado fue velado, EL PANA en su lecho mortuorio lucía uno de sus ternos, un verde hoja con pasamanería en blanco, quizá recordando así una frase que hizo suya y que rezaba así: “No se mueve la hoja en el árbol sin la voluntad de Dios”.

Tras el servicio velatorio en al auditorio municipal, a las 16:00 horas en el ruedo de la plaza de toros Monumental que lleva su nombre, se llevó a cabo una misa de cuerpo presente con la participación de la banda del gobierno del estado y cuyo ruedo se adornó con una alfombra de flores de los artesanos de Huamantla.

Tras la ceremonia eclesiástica se le dio la vuelta al ruedo al feretro, entre gritos de Torero Torero, pañuelos blancos, claveles y sombreros cayendo desde los tendidos, escuchándose como fondo un torero pasodoble, para despedir al gran brujo de Apizaco.

 

El cuerpo del PANA fue incinerado en el velatorio “Los Cipreses” previo recorrido por las calles de Apizaco, es decir, que recorrió toda la calle 16 de Septiembre, pasó por la Basílica de la Misericordia, cerca de las 18:00 horas llevaron su cuerpo al templo católico y de ahí fue trasladado al crematorio.

Foto: Ángel Saínos

Anuncios