Los fallos con la espada privan a los novilleros de triunfar en una interesante novillada en Arroyo.

21 de Agosto 2016

Ciudad de México.

Screen Shot 2016-08-22 at 12.24.41 PM

Ante gran ambiente y plaza casi llena se llevó a cabo la primera novillada en la Plaza Arroyo, correspondiente a la tercera edición de Descubriendo un Torero, certamen que se gesta a través de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, cuyos socios donan los astados que se lidian en cada coso sede.

En esta ocasión, la afición capitalina, carente de festejos taurinos desde hace unos meses, se volcó en las localidades para apoyar la buena combinación de novilleros que integró el cartel.

El primero en participar fue Héctor Gabriel, quien ganó el certamen pasado. Le correspondió un novillo de la ganadería La Guadalupana, propiedad de Don Juan Flores. Este, Héctor lo recibió con lances a la verónica, sin embargo el novillo desde la salida buscó las tablas, tomó dos puyazos de la vara de César Morales. Con la muleta el de Hiuchapan siguió con el mismo comportamiento, tendiendo a buscar las tablas. Héctor consiguió arrancarle tres tandas de muletazos importantes metido en tablas, pero el joven poblano falló con el acero y se fue de vació, aunque dejó el sabor de su torero desempeño.

José María Hermosillo enfrentó al novillo de Huichapan que le permitió torear a la verónica con soltura y cargando la suerte. El ejemplar hidalguense peleó con codicia en la suerte de varas por partida doble y llegó con emotividad a la muleta del hidrocálido que logró una brillante interpretación del toreo en base a su calidad, temple y sello. No estuvo certero con la espada y a pesar que el público le pedía dar vuelta al ruedo, en una actitud honesta, únicamente aceptó salir a recibir una ovación en el tercio. El novillo llamado “Cubanito”, no 36 y con 390 kilos de peso, fue premiado con arrastre lento.

Luis Manuel Castellanos enfrentó un astado de José Arroyo, al que sometió en un principio. Este tomó dos puyazos, pero en la labor de muleta le hizo falta mayor mando. Propinó un desarme a Luis que se esforzó por lidiarlo y se retiró entre palmas.

El potosino José Sainz tuvo un estupendo debut como novillero en esta plaza. Se nota que conoce los terrenos le funciona la cabeza y maneja la técnica. Conectó de inmediato con el público que con olés profundos le coreó toda su variada y emotiva faena. Desde la chicuelinas de inicio, pasando por los pases por ambos pitones, hasta el pinturero remate final. Sin embargo, se puso pesado con el acero y escuchó tres avisos. Ante lo cual, rompió en pundonoroso llanto.  Ante ello, la afición le animó con una cerrada, cariñosa y larga ovación.

FICHA. PLAZA DE TOROS ARROYO PRIMERA NOVILLADA DESCUBRIENDO UN TORERO III. Lleno en día agradable que terminó con ráfagas de viento.

NOVILLOS DE La Guadalupana, Huichapan, José Arroyo y Las Huertas, que cumplieron en presentación y se dejaron torear, excepto el primero que fue manso y complicado. El de Huichapan recibió arrastre lento.

Héctor Gabriel (blanco y oro): Ovación tras dos avisos.

José María Hermosillo (azul celeste y oro): Ovación.

Luis Manuel Castellanos (verde manzana y oro): Palmas.

José Sainz (perla y oro): Ovación tras tres avisos.

Incidencias: El novillo de Huichapan, llamado Cubanito, no. 36 con 390 kilos fue el triunfador del concurso de ganaderías.

Foto: JRN

Anuncios