OREJA PARA “EL PAYO” y DIEGO SILVETI EN GUADALAJARA, PERERA SIN SUERTE.

6 de Noviembre 2016

Guadalajara, Jal

captura-de-pantalla-2016-11-07-a-las-17-50-15

Regresó el ambiente de categoría a esta preciosa y cincuentona plaza del Nuevo Progreso, en la capital tapatía.

Gran entrada en los numerados de sombra y media en sol, para ver lidiar una cinco toros de La Estancia, de la familia Martínez Vértiz, tres de ellos descastados terminado en tablas, el quinto con una gran calidad y el tercero con emotividad. y uno de San Isidro, que no ha funcionado.

Hay que señalar que los seis toros de muy buen tipo y de hechuras bajas.

Miguel Ángel Perera, no ha tenido suerte en esta tarde, se llevó un lote muy poco propicio. Su primero de La Estancia, embestía con la cabeza baja, pero se rajó muy pronto y esto hizo que el trasteo se desluciera. Lo pichó en varias ocasiones antes de terminar con él.

Su segundo de San Isidro, tampoco se dejó y no pudo hacer nada. No estuvo certero con la espada y lo despidieron en silencio.

Octavio García “El Payo” no tuvo materia en el primero, que fue también rajado, pero en su segundo, ha cuajado una faena de muy buen gusto y trazo, a un toro que le fue agradeciendo el buen trato de una muleta llena de tersura y de temple.

Se inspiró en muchos momentos y consiguió que la gente se entregara y le coreara la faena. Desafortunadamente la espada cayó un tanto baja y eso hizo que solo fuera a parar una oreja a sus manos. Vuelta entre aclamaciones.

Diego Silveti ha regresado hoy a Guadalajara con un nuevo triunfo, le cortó la oreja a su primero, por una faena muy entregada y variada, además de mostrar el impacto que tiene con el público.

El toro tuvo emotividad, y aunque en las tablas, también tuvo recorrido. Diego lo aprovechó cabalmente y después de dejar tres cuartos de espada en todo lo alto, que hizo rodar, llego a sus manos está primera oreja de mucho peso.

Su segundo no permitió el lucimiento, se rajó, echando la cabeza entre las patas y reculando siempre antes de embestir. Intentó la faena, pero no valió la pena el esfuerzo. Después de tres pinchazos lo mato de una entera.

Al salir de la plaza “El Payo” y Diego fueron muy ovacionados.

Anuncios